Seleccionar página

Los perros son la mascota número 1 de todas las familias y por eso hacer una buena elección de la mascota es una elección a realizar por toda la familia. En todos los centros de adopción si queremos adoptar un perro una de las cuestiones que siempre vienen en sus formularios es si toda la familia está de acuerdo en la incorporación del nuevo miembro.

Aunque al principio pensemos que porque a nuestra madre no le gusten los perros no pasa nada, que ya se acostumbrará, esto a veces puede ser determinante para algunos problemas de conducta en el perro, nunca se sabe que problemas podemos dar cada uno o que problemas dará nuestro can pero es fundamental que todos queramos a nuestra mascota para poder dar lo mejor de nosotros.

Un apartado fundamental para una buena convivencia es el feeling con los niños de la casa, los más pequeños aprenden a comportarse con el transcurso del tiempo pero por el camino cometen errores. Son bruscos, despistados, alocados, demasiado juguetones, etc. Elegir una raza que presente tranquilidad y mucho pacifismo ante los comportamientos adversos de los niños es muy importante. En anteriores post ya hablábamos de razas con bastante afinidad con los niños. Hoy vamos a ver como esos “”PPP”” como son el Pitbull y el Staffordshire Bull Terrier (Staffy) son grandes perros niñera.

El Pitbull como perro niñera

Los Pitbull que tan mala fama han cogido por ser usados como perros de pelea, debido a su gran potencia y a la nefasta educación que han recibido para convertirse en armas asesinas en algunos casos, es por lo que han sufrido la discriminación como raza, la categorización como Perros Potencialmente Peligrososy sobre todo la desgraciada cifra de miles de Pitbull sacrificados al día.

Sin embargo, durante el siglo XIX eran los perros niñera en EEUU por excelencia. Y es que estos perros se confiaban a los niños por muy pequeños que fueran para que cuidasen de ellos. Los padres se iban tranquilos a trabajar sabiendo que sus hijos estaban en buenas manos o patas. Estos perros eran fuertes, protectores y cariños y lo siguen siendo así que, deberíamos tenerlo muy en cuenta.

En la época se hicieron test de templanza a razas de perros que consistían básicamente en ver cuanto tiempo aguantaban sin violentarse ni reaccionar de mala manera ante situaciones pesadas y que provocan estrés. Ruidos y otras provocaciones. El Pitbull se posicionó en segunda posición detrás del primer puesto que ocupaba el Golden Retriever.

Por eso hoy en día las asociaciones luchan sin descanso para que el Pitbull recobre la fama que merece como perro protector y que siente devoción por proteger a los suyos y en especial a los niños. Niños con los que actúa como defensor, como compañero de juegos y como niñera inseparable.

Staffordshire Bull Terrier un buen perro para niños

El Staffy o Staffordshire Bull Terrier es el perro niñera en Inglaterra por excelencia. Al igual que el Pitbull esta raza es fuerte, musculosa y también desgraciadamente se aprovechó su potencial para las peleas. Sin embargo, esa resistencia física que poseen pronto se vio beneficiosa para que conviviesen con niños.

Los niños se hacen querer, el único inconveniente que tienen estos pequeños es que sus juegos son muy bruscos por eso es muy positivo para convivir con ellos que sea un perro resistente y que no considere que los juegos de tus hijos son bruscos el que esté con ellos. Si un Staffy está con un niño no se va a sentir mal con él porque no va a sentir que le están agrediendo sin embargo, si un Pomerania juega con un niño es más fácil que se sienta agredido y que muerda. Un Staffy no va a morder va a jugar. 

Entre esa capacidad y el sentimiento de protección que desarrollan, son perros niñera perfectos.